En Vine St., justo en el cruce con Franklyn Ave. y protegido bajo el alboroto de la autopista angelina, se encuentra el renombrado Paseo de la Fama de las Hormigas (Formicidae Walk of Fame). A este Hollywood Blv. en miniatura acuden todos los años decenas de miles de hormigas para retratarse junto al enlosado de su estrella favorita, acontecimiento que cobra proporciones colosales en los meses de invierno cuando el clima seco de Los Ángeles recluta hormigueros enteros que se alejan masivamente de las zonas tropicales más húmedas. Cuesta averiguar cómo cada ejemplar puede identificar la estrella de su hormiga favorita pues no hay rótulo que las nomine. Debido a que estos insectos se comunican a través de feromonas, cada baldosa es dueña de su propio olor. Si un humano desea conocer al propietario vicario representado en su estrella no le queda otro remedio que aguzar el olfato, colocar su nariz a ras de suelo y olisquear con pretensiones de sumiller; asunto poco recomendable, pues la policía local puede tomarte por un chiflado y encerrarte sin decir esta boca es mía en el Gateways Hospital Mental Health Center, de donde, os aseguro, es poco probable que salgáis algún día.

¿Te ha gustado? comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *