Me había sentado en el suelo porque quería estar lejos de Dios. Ya había ido a todos los sitios a los que podía ir y no tenía nada mejor que hacer. Los bares que estaban abiertos allí eran sitios para gente que merecía su premio después de trabajar. Era ese tipo de gente que necesitaba hacer una pausa antes de seguir con su vida. Yo también había estado ahí donde estaban ellos, pero para mí era demasiado difícil lidiar con lo preciso, con lo compacto de las cosas. Todo estaba demasiado entero, demasiado claro y dolía. Todo permanecía en su sitio y, aunque fuera de una manera engañosa, solía funcionar. Las cosas eran las mismas todos los días y repetían sus formas al ritmo que marcaban los segundos. Lo único que de verdad se dejaba atravesar por el tiempo era mi cuerpo. El resto, resultaba intacto.

Me había sentado en aquel lugar porque quería sentirme impotente ante lo que me gobernaba. No quería que nadie me devolviera el juicio ni que nadie se hiciera cargo de mi voluntad o de mi vida. Quería conservar todos mis defectos, valerme de ellos. Hacer daño a otros, repetir las mismas ofensas a las mismas personas. Una y otra vez. Resguardarme de la palabra “perdón”. Equivocarme todos los días de mi vida hasta el final. Dejar de cumplir, en cualquiera de los sentidos que esta palabra pueda tener. Ser débil y no querer ser otra cosa. Yo solo quería permanecer allí sentado observando cómo todo perdía cualquier posibilidad de encajar. Mirar hacia arriba y no ver otra cosa que aquel rompecabezas en la calima. Hasta que el sueño entrara en mí. Quería que Dios me viera dormir.

¿Te ha gustado? comparte

4 thoughts on “reflejo

  1. Fantástico!
    Javi me encanta la foto.
    Sierri, me ha gustado mucho el texto, pero hoy estoy muy positiva, que le vamos a hacer! Y al ver la foto me ha sugerido algo parecido en una primera parte, en romper con lo establecido y romper la norma, pero todo lo contrario en cuanto al sentido en el que dirigirlo…en ser diferente y retar desde la originalidad, la valentía, el positivismo …
    Y como lo mío no es escribir, os lanzo un Reto si aceptáis ! Hacer un segundo texto paralelo con mi sugerencia , girando completamente la segunda parte.

    1. Pues yo te voy a responder al tu reto con otro reto. ¿Qué tal si escribimos ese texto a cuatro manos cuando nos veamos en diciembre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *