El lunes empiezo la dieta. No volveré a enamorarme nunca más. No tengo tiempo para nada. Esta es la última vez que lo consiento. Esto no es miedo, es solo estrés. Por uno no pasa nada. Tengo demasiado trabajo. A mí no va a ocurrirme nunca eso. Esta es la última vez que bebo. Todo va a ir bien. Pese a todo, me quiere… Nada de todo esto era ya posible en un mundo en el que, despegarte medio centímetro de ti mismo, suponía caer en picado. Y de cabeza.

¿Te ha gustado? comparte

4 thoughts on “reflejo

  1. Sois geniales. Me ha encantado. Que imaginación. Seguid así. … todo esto es lo hacéis posible incluso a medio centímetro del suelo. Un abrazo.

    1. ¡Muchas gracias, querida!! Si gustamos tanto a una persona tan pegada a sí misma como tú, vamos bien 😉 Un beso fuerte.

    1. ¡Muchas gracias, Abel! Te estás ganando la medalla de lector del año Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *