empezando

IMG_8348
Fotografía: Javier Gómez.

Éramos una pareja reciente, un poco novatilla incluso, cuando alumbramos lo que ahora tienes ante los ojos. Los primeros pasos que dimos a dúo pisaban tanto el terreno del amor como el de la incitación a la curiosidad. El amor, si es del bueno, nunca es demasiado; pero la curiosidad, si es como la nuestra, a veces puede resultar estresante. Y es que, desde esos primeros días, tenemos listas de demasiadas cosas que queremos hacer, leer, probar, recordar, recomendar, ver, escribir… Y esas “demasiadas cosas” las guardamos en diferentes grupos de Whatsapp cuyos miembros solo somos nosotros dos (no sé si Groucho Marx estaría muy de acuerdo con esto). Pues bien, en uno de esos grupos, entre “aprender a hacer kimchi” y “ver un capítulo de Cheers juntos” estaba el mensaje que originó este blog. Decía así: “Mandar fotos que tengamos o que hagamos al socio. El socio tiene que hacer un texto a partir de la foto”. Una semana después, empezamos a enviarnos fotografías y a participar en ese juego que la realidad establece con la imaginación. Más sencillamente: lo que una foto había dicho al que la hizo y lo que le decía al que la recibía. Empezamos a imaginar y a escribir. Y como en cualquier juego, también empezamos a disfrutar y a divertirnos, a admirarnos y, como consecuencia, a enamorarnos un poquito mejor del otro. Después, pensamos que era bonito lo que estábamos haciendo. Y, más tarde, que sería maravilloso poder sacarlo a pasear un poco. Y a ver si nos caía algún piropo. Y de resultas de todo esto, llevamos varios meses trasegando fotos y textos. Imaginando.

La lectura de este blog puedes abordarla de muchas maneras. Hay gente a la que todavía le sigue gustando los libros con muchos dibujos y con letra grande. Si eres de estos o te hemos pillado con el día vago, estás de enhorabuena, puedes quedarte por aquí y mirar las fotos y leer, los textos no son extensos. Pero lo ideal sería que te alcanzáramos con el sombrero de la creatividad puesto. Que te sentaras a contemplar la foto y que esta te reflejara a ti, que escucharas lo que esa imagen quiera decirte y que imaginaras qué le dirías tú a ella. Después, podrías leer nuestra propuesta y ver lo diferentes que son los diálogos que cada persona establece con lo que ve. En principio, lo que vemos en la imagen es lo mismo para todos. Lo bello está en apreciar cómo la imaginación de cada cual toma su propio camino. Y hay tantos caminos como personas: eso, que es tan simple, es lo asombroso de todo esto.

Hemos añadido en una página aparte la música que nos susurra cada fotografía. Son obras instrumentales, pues la imagen es muda. Están recogidas con intención y mimo. Son un complemento al contenido del blog, no deben desviar la atención de su esencia, que es la escritura.

Bienvenido a nuestro blog. Te queremos invitar a hacer grande el número de imaginandos. Esperamos que nos acompañes en este paseo y que te guste lo que vas a ver y que, si es así, lo compartas también. Está hecho con esmero, con muchísimo cariño, y desde ese lugar queremos abrirlo a ti y que nos cuentes si te gusta lo que ves, lo que lees y, si eres un lector del tipo colaborador, lo que has hablado tú con la foto o con el texto.

Por supuesto, estaremos encantados de recibir tu opinión, siéntete libre de expresarla o de comentar todo lo que te venga en gana. Solo te pedimos que este tipo de críticas las hagas desde la tolerancia y el respeto. No somos fotógrafos ni escritores profesionales. Hacemos esto por placer y como un pequeño reto de pareja que ha llegado a mayores.

Gracias por visitar Imaginandos. Te invitamos a quedarte con nosotros en este punto del camino en el que el kimchi nos va saliendo cada vez mejor, pero todavía no hemos visto el capítulo de Cheers.